En Venezuela, la pandemia no es el único impedimento para volver a clases presenciales

EFE/ MIGUEL GUTIERREZ

 

 

 

El regreso a clases en medio de la pandemia es inminente, pero encontrará a las escuelas y universidades de la misma forma en que las dejó cuando llegó el coronavirus en marzo de 2020: sin una estructura que garantice la seguridad de los niños, adolescentes y profesores en clases presenciales, así lo reseñó TAL CUAL

En ese momento la preocupación era que se aumentara la cantidad de contagios de un virus, desconocido para ese entonces. Sin embargo, ya se han desarrollado protocolos de bioseguridad para aplicar en planteles educativos y universitarios que reduzcan los riesgos de infecciones o focos de contagio.

El problema es que en Venezuela, debido a las condiciones de los planteles, que no cuentan con servicios básicos como agua, es difícil poder cumplirlos.

A esa conclusión se llegó en el foro de TalCual «Regreso a clases en pandemia: ¿Una utopía del gobierno?», en el que participaron la pediatra y coordinadora de la Red de Madres, Padres y Representantes, Lila Vega; el director de Médicos Unidos Venezuela, Jaime Lorenzo; y el director del Observatorio de Universidades, Carlos Meléndez.

La doctora Vega recordó que si bien será difícil que todas las escuelas abran, a medida en que se vaya ganando confianza, entre todos, — tanto representantes, como profesores, personal administrativo y alumnos, — lograrán crear un ambiente seguro.

En ese sentido, resaltó que deben hacerse planes que contemplen medidas para gestionar el ingreso y salida del estudiantado de los colegios, que son los momentos en los que se aglomera la mayor cantidad de personas, y comentó que debe velarse que se cumplan las medidas de distanciamiento social entre los grupos de los más pequeños.

«Los directores tienen que pensar en la exposición física de los niños en los recreos, en las comidas y almuerzos. Eso es un trabajo de planificación muy importante. Hay que mantener el metro de distancia, el lavado de manos. La escuela tiene que estar preparada para todo, por si le llega una persona enferma o uno de los niños no viene ese día, pues bueno, que haya un equipo que esté preparado y haga las llamadas necesarias para saber cuales son los contactos potenciales».

Lee la nota completa en TAL CUAL