Temen que al Hospital Central de San Cristóbal llegue otra peligrosa pandemia… pero de renuncias

Sindicato de obreros del Hospital Central de San Cristóbal advierte renuncia masiva de trabajadores

 

 

 

 

El Sindicato de Trabajadores de la Salud del Hospital Central de San Cristóbal, el más grande del suroccidente de Venezuela, alerta que para este fin de año muchos empleados no regresarán a sus puestos, debido a la desilusión con el pobre aguinaldo que recibieron, cansados de los bajos salarios que devengan.

Anggy Polanco // Corresponsalía La Patilla

Los obreros del HC también se muestran agobiados por falta de insumos y por las deplorables condiciones de infraestructura en las que deben laborar.

María Ramírez, representante del Sindicato de Trabajadores de la Salud del nosocomio, refirió que a lo largo de este 2021, las autoridades gubernamentales no escucharon el lamento de los empleados de los centros asistenciales públicos.

Por ello, los trabajadores de la salud del Táchira se preparan para finalizar el año sin navidades felices, ya que el aguinaldo no les alcanza ni para comprar un pan de jamón.

Es triste saber que los trabajadores obreros cobraron 80 bolívares de aguinaldos“, expresó la sindicalista, quien lamentó que las autoridades no entiendan a los trabajadores de la salud, que tanto han arriesgado su vida durante la pandemia del Covid-19, además, bajo condiciones terribles.

El Sindicato de Obreros llamó a la conciencia y a mejorar los sueldos de los empleados, pues tomando en cuenta el monto que recibieron como aguinaldo, equivalente a 17.39 dólares, alcanzaría para comprar unos pocos kilos de harina y arroz.

El trabajador sale a un supermercado, ni sumando los aguinaldos ni sumando el sueldo ni los bonos que el gobierno nacional paga, le alcanza para absolutamente para nada“, detalló Ramírez.

Por ello, los sindicatos exigen que les resuelvan los sueldos justos y dignos. Gabriel Posada, un trabajador del área de recursos humanos del HC, expuso que los trabajadores contratados recibieron de 10 a 25 bolívares, dependiendo del sueldo de cada persona.

Mi aguinaldo fue de 19 bolívares aproximadamente. Un Nestea que compré hace poco me costó 17 bolívares, quiere decir que con eso solo compro un Nestea“, relató Posada, quien sobrevive gracias a la ayuda de otros familiares.