El Tiempo: Guerra entre redes ilegales desató la violencia en Arauca

Una embarcación de la Armada colombiana patrulla el río Arauca mientras una embarcación de la Armada venezolana permanece anclada en la frontera entre Colombia y Venezuela, vista desde Arauquita, Colombia, 28 de marzo, 2021. REUTERS/Luisa González

 

El Eln, los frentes décimo y 28 de las disidencias de las Farc, la ‘Segunda Marquetalia’ y violentas bandas criminales como el ‘Tren de Aragua’ hacen presencia en Arauca e intentan mantener el manejo de sus rentas ilegales en la porosa zona de frontera con Venezuela, generando desde hace meses tensión en la región que ha ido creciendo al tiempo que han aumentado los hechos de violencia.

Por eltiempo.com

El fin de semana pasado las disputas entre el Eln, que durante años ha sido el grupo más poderoso en la zona, y las disidencias (que entraron a desafiar ese control) dejaron como saldo 27 muertos cuyos cuerpos fueron encontrados siguiendo un rastro de sangre entre Fortul, Saravena y Arauquita (Arauca) y Cubará (Boyacá).

La Fiscalía dio a conocer el grado de violencia usado en los crímenes, pues las víctimas presentaban tiros de gracia y según las investigaciones algunas de ellas fueron obligadas a salir de sus viviendas por hombres armados, llevadas a Venezuela, asesinadas, y posteriormente trasladadas a Colombia. Otras murieron en este lado de la frontera y sus cuerpos los abandonaron en lugares lejanos a sus residencias.

En agosto del año pasado, EL TIEMPO publicó el terror que se vivía ya en la zona por la muerte de al menos 13 personas, algunas de las cuales tenían letreros en sus cuerpos en los que, desde entonces, se advertía la guerra entre las disidencias y el ‘Tren de Aragua’, una temida red criminal proveniente de Venezuela que entró a disputar el territorio que ya se peleaban a muerte las disidencias y el Eln.

Camilo González Posso, director de Indepaz, le dijo a este diario que la situación en Arauca se venía deteriorando desde el año pasado “con los hechos de abril pasado por combates en Apure y la movilización de la fuerza bolivariana. Eso no paró durante todo el año, no es que ahora se presentaron los enfrentamientos, se dio una coyuntura grave, pero ya venía deteriorándose”.

Y es que en abril de 2021 las autoridades de Venezuela reportaron la muerte en su territorio de ocho militares y nueve integrantes de las disidencias de las Farc en combates registrados en Apure, lo que ocasionó un grave desplazamiento de más de cuatro mil personas a territorio colombiano.

La ofensiva se dio contra las disidencias que le habían declarado la guerra al grupo de ‘Iván Márquez’ que, según los reportes oficiales, se movía con tranquilidad en el vecino país. La situación para ‘Márquez’ ha cambiado, pues desde entonces se ha reportado el asesinato de tres de sus lugartenientes: ‘Jesús Santrich’, ‘el Paisa’ y ‘Romaña’.

Todo esto es como una guerra fría en una frontera caliente. En medio de todo está la población sufriendo las consecuencias: Camilo González Posso

“El problema de frontera es muy grave, el Eln tiene campamentos en Apure desde hace tiempo, hay muchos intereses de neutralizar esos grupos armados en medio de los conflictos regionales, pero los grupos no actúan solo por sus propios intereses. Se ha visto también una movilidad de tropas oficiales de lado y lado de la frontera y todo esto es como una guerra fría en una frontera caliente. En medio de todo está la población sufriendo las consecuencias”, indicó González.

La inexistencia de la comunicación entre las autoridades colombianas y de Venezuela ha jugado en contra de los habitantes del departamento, que hoy es gobernado en encargo por el general en retiro Alejandro Navarro ante la ausencia generada por la captura del gobernador José Facundo Castillo, quien, junto con su antecesor Ricardo Alvarado, es procesado por la Fiscalía por sus presuntos nexos con el Eln.

Las autoridades colombianas denuncian que desde ese país se ordenan atentados en Colombia como los perpetrados el año pasado en Cúcuta, y que allí se esconden los cabecillas de las redes criminales que delinquen a este lado de la frontera.

Y el comandante operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), ante los hechos de violencia en Arauca, respondió: “La Fanb se mantiene desplegada en el eje transfronterizo, preparada para enfrentar cualquier falso positivo del Gobierno de Colombia, mantendremos nuestra soberanía a todo trance”.

El Ministerio de Defensa ya movió a la zona un grupo importante de uniformados para enfrentar la ola de violencia y proteger a la población civil; sin embargo, para líderes de la región, la salida no solo debe ser militar.

Guillermo Díaz, del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos en Arauca, sostuvo que desde el año pasado se venían escuchando rumores de una nueva guerra entre el Eln y quienes no se acogieron al proceso de paz.

Añadió que la comunidad vive en medio de la zozobra y cada día se incrementan los desplazamientos, y que los habitantes de la zona esperan medidas de fondo para frenar la violencia que deben pasar por mejorar las condiciones de vida en la región.

‘El Eln busca recuperar su capacidad armada y financiera’: Francisco Barbosa

¿A qué atribuye la Fiscalía los hechos de violencia en Arauca?
?

El Eln ha perdido control territorial principalmente, en zona de frontera, en Arauca y Norte de Santander. Esto obedece a las múltiples capturas y judicializaciones de varios cabecillas estratégicos de esta estructura y, por otra parte, varios de ellos han sido asesinados dentro de la misma organización, en lo que denominan en su argot ilegal ‘ajusticiamientos’.

En ese contexto, han cedido sus principales fuentes de ingreso y economías ilícitas –entiéndanse narcotráfico, contrabando y minería ilegal–, lugar que han ganado las disidencias de los frentes 10 y 28 de las Farc. Ahora bien, el Eln, en busca de recuperar su capacidad armada y financiera, se ha confrontado de manera directa con las disidencias, generando una ola de violencia que conlleva principalmente homicidios y desplazamientos masivos, como bien se advierte en los elementos probatorios con que cuenta la entidad.

¿Qué tanto de esta violencia se origina al otro lado de la frontera?

Nuestras investigaciones dan cuenta de que al otro lado de la frontera se han presentado emboscadas del Eln a los grupos disidentes, así como ataques a sus campamentos. Igualmente, manejo de explosivos y consecuentes atentados terroristas. De otra parte, las rentas ilícitas de esta estructura criminal se mueven en territorio colombiano, a través de milicias que hacen presencia en los municipios de zona de frontera.

Esto también genera disputas y violencia en nuestros territorios, como lo que ha venido ocurriendo en la última semana. Donde se han generado desplazamientos de la comunidad y, de igual manera, se ha registrado el hallazgo de cuerpos en zonas rurales del lado colombiano, cuando en realidad los hechos se presentan en Venezuela.

¿Cómo enfrentar esta ola de violencia en un departamento en donde la guerrilla tradicionalmente ha hecho presencia?
?

Indudablemente, con presencia institucional. En lo que respecta a la Fiscalía, nos corresponde investigar con celeridad lograr judicializaciones de los responsables de hechos de violencia y afectar las rentas ilícitas de estas organizaciones. Esa es nuestra misión. Muestra de esto es el trabajo que se ha hecho con la judicialización del gobernador y el exgobernador de Arauca. Este resultado es estratégico, ya que se logró atacar las finanzas de esta organización, ya que históricamente se quedaba con un porcentaje de la contratación del departamento.

¿Hay riesgo de que esta situación se extienda a otras regiones?
?

Infortunadamente, este contexto de Arauca se repite en otros territorios que, durante tantos años, han tenido presencia de organizaciones de crimen organizado. Hablamos del Catatumbo, en Norte de Santander; y del sur del país, donde hay un alto interés por las rutas de narcotráfico.