La desidia chavista mantiene sin agua a más del 50% de la población de Carora en Lara

 

Desde el pasado mes de diciembre, la crisis del agua en Carora, estado Lara, se ha intensificado, al punto en que más 50% de la población recibió el año 2022 sin el suministro a través de las tuberías.

Por: Yanitza Martínez 

Filtraciones, daños en los motores, tomas ilegales y fallas en el fluido eléctrico, son parte de las causas que ha dado la hidrológica del estado Lara, representada en el municipio Torres por el prefecto chavista Elvis Méndez, quien fue comisionado por el gobernador para que esté al frente de todo lo concerniente a la distribución de agua.

No menos de tres paradas en el servicio se han registrado en las últimas cuatro semanas en Carora, manteniendo a los habitantes de la red media, baja y eje de la carretera Lara-Zulia, pasando calamidades ante la ausencia del servicio.

Este martes, una vez más, fueron apagados los motores del sistema de rebombeo en Los Quediches, parroquia Las Mercedes de este municipio, donde según Méndez, comenzarán a ejecutar los trabajos de corrección de filtraciones en la tubería madre, así como también se tiene previsto un operativo de eliminación de tomas ilegales, razón por la cual el servicio continúa presentando fallas.

Entre otras cosas, el prefecto detalló que harán la sustitución de unos equipos eléctricos que han sufrido con las últimas fluctuaciones registradas en el embalse.

Se estima que estos trabajos se extiendan toda la semana, por lo que el servicio de agua podría comenzar a restituirse el próximo domingo.

No hay personal calificado

 

 

El hecho de que un prefecto, quien tiene conocimientos en materia jurídica y penal, esté al frente del proceso hidráulico del municipio más extenso del estado Lara, ha generado ciertos cuestionamientos entre la colectividad y profesionales en la materia, quienes solicitan al gobernador chavista de Lara, Aldolfo Pereira, ponga al frente de estos servicios a personal calificado y con conocimientos en la problemática del agua que se viene presentando en Torres desde hace más de ocho años.

Es necesario mencionar que aunque el municipio cuenta con tres embalses, la distribución del agua sigue siendo deficiente, ya que no se han generado acciones concretas para resolver esta situación.

Tras la consulta a ingenieros hidráulicos, se pudo conocer que parte de la solución a está en la sustitución  de 21 kilómetros de tubería desde Los Quediches hasta la población de Burere, así como la instalación de un nuevo  sistema de rebombeo, pues debido a las filtraciones a lo largo de la tubería y la poca presión, están llegando a Carora 30 litros de agua por segundo y los mismos no son suficientes para cubrir toda la demanda.