Hacinamiento carcelario en Venezuela: una problemática que al régimen no le interesa resolver

Cáceles en Venezuela. Foto: Cortesía

 

 

 

 

La directora del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Carolina Girón, informó que el Centro de Coordinación Policial de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), situado en Los Guayos, estado Carabobo, tiene una capacidad para albergar a 80 detenidos. Pese a esto, el 1° de mayo, cuando se registró el motín, 251 personas permanecían en los calabozos.

Por Corresponsalía lapatilla.com

Indicó que en cada una de las cinco celdas que tiene el lugar, había al menos 50 personas. “Es un centro con cinco celdas: una para mujeres, otra VIP, y el resto de la población está en las otras tres celdas”, acotó.

Además, Girón señaló que el día de la revuelta, en la PNB Los Guayos contabilizaron 51 personas que estaban cumpliendo condena. Destacó que esto no debería ocurrir, puesto que está establecido que en los centros de detención preventiva el tiempo máximo de permanencia debe ser 72 horas.

“Los policías no están para cuidar presos, están para el servicio de seguridad ciudadana, ellos están formados para seguridad ciudadana”, subrayó.

 

 

A juicio de Girón, el hacinamiento es la madre de todos los problemas en los calabozos policiales y centros carcelarios. La directora del OVP precisó que las cárceles a escala nacional tienen una capacidad instalada para 20 mil personas. Sin embargo, aseguró que la población reclusa, que está en los centros de detención preventiva y carcelarios, es de al menos 67 mil 200 personas.

“No hay voluntad política para que esto tenga solución. No contamos con infraestructura y personas preparadas para trabajar con los presos. Los principios de derechos penitenciarios no se cumplen”, expresó.

 

 

Vale recordar que el 1° de mayo de este año, los detenidos que se encontraban en la PNB de Los Guayos se amotinaron y secuestraron a tres funcionarios policiales que los custodiaban.

Uno de los motivos de la revuelta fue el fallecimiento de un recluso en los calabozos la tarde del sábado, presuntamente por falta de atención médica. Además, los presos exigían traslados a otro centros penitenciarios y cumplimiento de sus derechos fundamentales.

El motín finalizó luego de siete horas con la liberación de los tres policías y el traslado de 73 presos (70 hombres y tres mujeres) al penal de Tocuyito.