Sonámbulos sexuales: qué es la sexomnia y cómo identificarla

Los episodios de sexsomnia tienden a comenzar abruptamente y durar menos de media hora (Getty)

 

La sexomnia, también conocida como sonambulismo sexual, es un tipo raro de parasomnia, un trastorno del sueño caracterizado por episodios breves que no provocan que la persona despierte. Las parasomnias se refieren a sensaciones y comportamientos inusuales, como el sonambulismo, que los individuos pueden experimentar o exhibir mientras duermen, se quedan dormidas o se despiertan.

Por infobae.com

En el caso de la sexomnia, las personas se involucran en conductas sexuales como masturbación, movimientos sexuales o inicio de relaciones sexuales con otra persona. Aunque sus ojos pueden estar abiertos y pueden hacer ruidos sexuales, están dormidos durante estas actividades y no se dan cuenta de su comportamiento una vez que están despiertos, según explica la Fundación del Sueño de los Estados Unidos.

Las personas que padecen sexomnia y sus parejas pueden sentirse avergonzados y angustiados, ya que al despertar no recuerdan lo ocurrido. Sin embargo, el tratamiento es posible y puede incluir cambios en el estilo de vida o el uso de medicamentos recetados por un médico, según la causa que origine la parasomnia.

Aunque la afección se ha informado predominantemente en hombres de mediana edad, las mujeres también pueden verse afectadas. En la mayoría de los casos, los eventos ocurrieron en la cama o dentro de la habitación para dormir, pero algunos estudios documentaron eventos en otros sitios del lugar de residencia, lo que puede estar relacionado con el sonambulismo.

Video

No se sabe aún si este predominio masculino se debe a una predisposición determinada por el género o a un sesgo de género en la búsqueda de asistencia médica.

Casos estudiados por la ciencia
Durante una conferencia del American College of Chest Physicians en 2021, dos investigadores presentaron un caso inusual: un hombre recién casado de 28 años había buscado ayuda después de experimentar un comportamiento anormal mientras dormía. El hombre había estado acariciando a su esposa e intentando tener sexo con ella, todo sin despertarse. Según los investigadores, el hombre tenía sexsomnia, el trastorno del sueño por el cual una persona dormida inicia y participa en actividades sexuales.

Según otra investigación publicada en la revista brasileña Sleep Science en 2021, el primer caso registrado oficialmente fue en Singapur en 1986, cuando un hombre le dijo a su médico que había comenzado a masturbarse mientras dormía todas las noches.

En 2017, un artículo publicado en la revista científica Journal of Clinical Sleep Medicine describió el caso de un hombre de 37 años cuya esposa les dijo a los médicos que habían tenido relaciones sexuales mientras él dormía la mayoría de las noches durante unos 13 años. El hombre no recordaba nada de esto y se negó a creerle a su esposa hasta que un médico le mostró evidencia.

Sexsomnia significa comportamiento sexual durante el sueño. La ciencia ha determinado que el ser humano pasa por varias etapas de sueño. Algunos especialistas lo dividen en cuatro etapas y otros en cinco. El doctor Brian Holoyda, psiquiatra de EEUU, explicó que la sexsomnia se trata de una de las varias parasomnias que ocurren durante la fase No REM o NREM del sueño, la etapa de movimientos oculares no rápidos.

Estos trastornos del sueño NREM son de naturaleza física o verbal, dijo el especialista a la revista Newsweek: “En el NREM típico, una persona experimenta latidos cardíacos y respiración más lentos y una actividad muscular reducida. Las personas con trastornos de la excitación, sin embargo, tienen una excitación inapropiada y pueden participar en actividades físicas, como el sexo, durante el NREM”, agregó Holoyda.

Otras parasomnias NREM incluyen:

– Hablar en sueños

– Sonambulismo

– Comer estando dormido

La otra parte del ciclo del sueño se denomina REM (movimiento ocular rápido, por sus siglas en inglés), durante la cual las personas suelen tener sueños. Las parasomnias REM incluyen el trastorno de pesadillas, la parálisis aislada recurrente del sueño y el trastorno conductual del sueño REM.

Los síntomas de la sexomnia varían según cada persona, pero la característica subyacente de esta parasomnia es que una persona dormida exhibe comportamientos sexuales que desconoce y que no puede controlar. Estos comportamientos pueden incluir:

– Masturbación

– Orgasmos espontáneos

– Vocalizaciones sexuales

– Acariciar a la pareja o compañero de cama

– Iniciar una relación sexual

Los episodios de sexsomnia tienden a comenzar abruptamente y durar menos de media hora. Con frecuencia, la pareja del paciente los describe como “más directos, más agresivos, menos inhibidos, menos enfocados en la pareja y, a veces, atípicos para el individuo”.

El doctor Daniel Block, un psiquiatra clínico de Pensilvania, señaló que los ojos del paciente podrían estar “abiertos durante el acto sexual, pero hay amnesia para el evento al despertar a la plena conciencia”. “Si los ojos de la persona están abiertos, por lo general están vidrioso y tiene una mirada lejana”, amplió el experto.

¿Qué causa la sexomnia? La investigación sobre el origen de la sexomnia sigue siendo limitada, pero los expertos han descubierto que está asociada con una amplia gama de condiciones y factores de riesgo subyacentes. Según la Fundación del Sueño de EEUU, las motivos de este trastorno del sueño pueden ser múltiple:

– Otras parasomnias, como el sonambulismo y el trastorno de conducta del sueño REM

– Apnea obstructiva del sueño

– Convulsiones relacionadas con el sueño

– Síndrome de Kleine-Levin

– Insomnio crónico

– Síndrome de piernas inquietas

– Narcolepsia

– Síndrome de excitación sexual persistente

– Trastornos disociativos relacionados con el sueño

¿Cómo se trata la sexomnia?
Para las personas cuya sexomnia está relacionada con otra parasomnia, puede ser útil la medicación, como la benzodiazepina, recetada por un médico especialista. La sexsomnia asociada con otros trastornos del sueño generalmente se alivia al tratar el problema subyacente, como el uso de una máquina de presión continua en las vías respiratorias (CPAP) o un dispositivo de avance mandibular para la apnea obstructiva del sueño. Los casos de sexomnia causados por convulsiones responden bien a la terapia anticonvulsiva.

Como el origen de la sexsomnia es multicausal, el médico puede indicar opciones de tratamiento adecuadas para cada paciente, por eso la consulta es imprescindible.

También pueden sugerirle al paciente que realice cambios en su estilo de vida para evitar posibles desencadenantes. Lo importante es iniciar el tratamiento para cuidar el vínculo con su pareja o compañero sexual.