Un pasaporte separa a Fabián de su sueño: representar a Venezuela en un mundial de ajedrez en Francia

 

Fabián Castañeda, un ajedrecista que vive con ambliopía, está muy cerca de cumplir su sueño de viajar a Francia y representar a Venezuela en el décimo primer Campeonato Mundial de Ajedrez para personas con discapacidad. Pero hay un obstáculo que debe superar: la emisión de su pasaporte por parte del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime).

Por Corresponsalía La Patilla

El torneo internacional se realizará en Francia desde el 10 hasta el 18 de julio. “Queremos que mi hijo vaya al mundial de ajedrez, para el cual fue seleccionado en un torneo previo. Él conforma la delegación de Venezuela para asistir a los eventos internacionales”, dijo Osmary Quiame, madre del atleta.

La familia solicitó la cita para el pasaporte en mayo y fue otorgada para el 4 de julio. No obstante, el documento debería gestionarse antes de esa fecha para cumplir con el protocolo de inscripción en el torneo y la compra de los boletos aéreos. También necesitan recursos económicos para costear el viaje.

Se trata de una carrera contra reloj, dijo Pedro Castañeda, padre de Fabián. “Queremos el mayor apoyo posible. Fabián tiene una cita de pasaporte otorgada para el 4 de julio, pero para esa fecha los tiempos no dan para lograr el objetivo. Necesitamos con urgencia el apoyo y un corazón dispuesto para hacer las gestiones del pasaporte de mi hijo”, indicó.

La ambliopía es una condición en la que el cerebro no reconoce uno de sus ojos. En el caso de Fabián, no tiene visión en el ojo derecho. Su madre dijo que tiene otras condiciones, pero la que prevalece es la ambliopía. Como la condición no es operable, Fabián recibe terapias para tratar de recuperar la totalidad de su visión.

Pero nada de eso ha sido una limitación. Desde que tenía siete años, el ajedrecista ha participado en seis torneos nacionales y dos internacionales que se disputaron en Venezuela. En 2021 logró obtener un puesto en el cuarto Campeonato Mundial Virtual para personas con discapacidad.

“Recuerdo que en mi primer torneo quedé de tercer lugar. Fue un 23 de diciembre, un día antes de Navidad. Y creo que eso fue un regalo que me dio Dios, porque el ajedrez es como arte, como la vida: tú vas perdiendo, pero en cualquier momento te levantas y con el rey o la reina haces jaque mate”, dijo Fabián en una entrevista en la que estuvieron presentes sus padres.