Como una “boca de lobo” está la vía hacia Perijá, donde en un accidente de tránsito murió un policía

 

Benito Rafael Fernández Linares, de 51 años, funcionario activo del Cuerpo de Policía del Estado Zulia (CPEZ), murió al estrellar su auto contra un árbol. Se presume que la falta de alumbrado público fue la causa del accidente.

Por Corresponsalía

El trágico incidente ocurrió a la altura del kilómetro ocho y medio de la vía Périja en el municipio San Francisco. El alumbrado público en esta transitada carretera es nulo.

Lisandro Pirela contó a La Patilla que siempre transita por esta vía para llegar a su casa en la noche, porque es la hora de salida de su trabajo. Dijo que a diario se observan de dos a tres accidentes a lo largo de la vía.

“La carretera vía Périja parece una boca de lobo. Está toda oscura, y por las noches los pocos locales que hay allí, están cerrados. Los choferes dicen que se desorientan por la oscuridad. Es normal ver cómo los carros se suben a la isla, por culpa de la misma oscuridad. Pedimos a las autoridades que pongan iluminación en esta importante vía”.

Mervin Pérez reside en las adyacencias donde ocurrió el accidente. Dijo que esta carretera tiene más de seis años oscura. “Estamos a merced de la suerte y de nuestra prudencia. No solo han muerto personas en choques, también es común ver personas atropelladas en la vía. Está demasiado oscura la vía, da hasta terror transitarla”.

Se pudo conocer que la víctima conducía su vehículo Chevrolet Spark color azul, en compañía de una mujer que resultó lesionada y está en delicado estado de salud. Al parecer fue trasladada al Hospital General del Sur.

El policía manejaba por el canal rápido y se montó en una isla que está a la altura de una empresa que empaca alimentos.