Pizarro aseguró que Misión de Determinación de Hechos expone a la dictadura de Maduro

CCN – Centro de Comunicación Nacional

 

El comisionado presidencial para la Organización de las Naciones Unidas, Miguel Pizarro, se pronunció sobre el informe de la Misión de Determinación de los Hechos sobre Venezuela.

Por: CCN

“Entre los temas abordados destaca el rol desempeñado por funcionarios del SEBIN y la DGCIM, tanto como miembros de la institución como a nivel individual, en crímenes y violaciones de derechos humanos”, dijo Pizarro en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

El alto funcionario del Gobierno Interino señaló cómo según el informe las órdenes relativas a objetivos no políticos siguen la cadena de mando regular dentro de la DGCIM; pero en el caso de objetivos políticos, donde la cúpula del régimen aprueba y a veces también ordena la detención de opositores reales y percibidos.

De igual forma, se refirió a cómo los colectivos suelen participar en las operaciones junto con los agentes de la DGCIM. Resalta que según el informe, los cubanos entrenaron, asesoraron y participaron en actividades de inteligencia y contrainteligencia con la DGCIM.

Asimismo, el texto manifiesta cómo en principio la DGCIM se centró en los oficiales militares que eran vistos como potenciales disidentes y para 2013 se comenzó a recopilar información sobre cualquier oficial de la FANB que hubiera solicitado visitar otro país.

“Se actuó contra ciertos oficiales […] que se perfilaban como líderes, representaban potencialmente una amenaza para el poder, denunciaban irregularidades dentro del ejército o del Gobierno o simplemente eran abiertamente críticos del Gobierno”, indicó el informe.

Pizarro remarcó que la publicación de la misión expone cómo se estableció que la DGCIM “vigile a familiares de los objetivos”. Además, otros patrones en las detenciones incluyen el hecho de que los funcionarios no se identifican, cubren sus rostros, visten ropa civil o sin distintivos y utilizan un alias.

La Misión de Determinación de los Hechos señaló que según testigos con conocimiento sobre la inteligencia militar, la DGCIM ha desplegado agentes en otros países, como Colombia y Panamá, para reunir información y capturar a disidentes reales y percibidos que eran buscados por el Gobierno venezolano.

Agregan que las personas detenidas en centros de detención secretos fueron sometidas a actos de tortura incluyendo violencia sexual. Las mujeres familiares […] fueron agredidas sexualmente y/o torturadas con asfixia, golpes y descargas eléctricas.

También indica que en el caso de los hombres, familiares y objetivos, recibieron descargas eléctricas en el cuerpo, fueron asfixiados, desvestidos y retenidos desnudos, amenazados de muerte, violados y mutilados genitalmente, y golpeados.

La Misión reveló que las personas detenidas entrevistadas destacaron que sufrían problemas respiratorios y cutáneos debido a la falta de sol y a la pérdida extrema de peso, así como de problemas psicológicos e infecciones derivadas de sus condiciones de detención.

Para finalizar informa que el salario de los funcionarios del DGCIM es entre 10 y 40 dólares mensualmente y hay quienes reciben una bonificación por trabajar en un entorno de alto riesgo. Por eso, muchos de ellos complementan estos ingresos a través del robo de bienes durante las redadas.