Una cadena de oro y 80 mil dólares se encontraron en la habitación de Edwin Arrieta y Daniel Sancho, ¿de quién era el dinero? - LaPatilla.com

Una cadena de oro y 80 mil dólares se encontraron en la habitación de Edwin Arrieta y Daniel Sancho, ¿de quién era el dinero?

Sancho aseguró que el médico colombiano estaba obsesionado con él. | Foto: Foto 1: Instagram @danisanchobanus / Foto 2: Twitter @AndresCalleA

 

Se siguen conociendo más detalles del escabroso asesinato del médico cordobés Edwin Arrieta, a manos del reconocido chef español, Daniel Sancho. Tras haber confesado sin ningún tipo de tapujos, ser el autor de este vil homicidio, desmembrando a Arrieta en un proceso de “tres horas”, dejando restos de su cuerpo en bolsas de plástico negras y a su vez alquilando un kayak para arrojar partes en el mar. Quedan por resolver ciertos enigmas que conciernen a este resonado caso.

Por semana.com





En el debido proceso que compete esta investigación, se encontró en el cuarto de hotel, que compartieron Arrieta y Sancho en la isla de Koh Pha Ngan, en Tailandia, 80.000 euros en metálico y una cadena de oro, en la habitación que alquilaron para pasar unos días, este dinero era netamente patrimonio de Arrieta. A su vez, de acuerdo a la información limitada sobre la historia entre estos dos individuos, y basada en el testimonio del homicida confeso, proporcionado a las autoridades tailandesas, el cirujano aparentemente habría entregado 10.000 dólares como inversión para un negocio a futuro.

Rápidamente, Darlin Arrieta, hermana de Edwin, negó esta información y afirmó en el programa ‘Así es la vida’ de Telecinco en España, que su hermano llevaba consigo ese dinero con la intención de destinar una significativa suma a su propio negocio como cirujano plástico, en el caribe colombiano. Arrieta justificó que su hermano tenía planes de usar parte de ese dinero durante sus vacaciones y también para adquirir un nuevo equipo médico necesario para su clínica, donde había alcanzado éxito y reconocimiento en su carrera profesional.

Bajo la postura de la hermana de Edwin, se descarta la idea de que este dinero fuese un posible pago dirigido a Sancho, quien había mencionado a la Policía una especie de “jaula de cristal” bajo la cual se sentía atrapado. “Soy culpable, pero yo era el rehén de Edwin. Me tenía como rehén. Era una jaula de cristal, pero era una jaula. Me hizo destruir la relación con mi novia, me ha obligado a hacer cosas que nunca hubiera hecho”, afirmó Sancho, hijo del reconocido actor Rodolfo Sancho.

Asimismo, la hermana del cirujano sostiene que no estaban al tanto de la existencia de Daniel Sancho. “Edwin tenía una amplia red de amigos y era un viajero empedernido. Sabíamos que tenía un círculo de amistades en España, México, Estados Unidos y Argentina. Además, tenía planes de comenzar a trabajar en España”, declaró

Por su parte, Sancho platicó con El programa de Verano en exclusiva y volvió a reafirmar su postura de que se sentía amenazado. “Ese hombre me tenía prisionero y estaba amenazando a toda mi familia. Si no hacía lo que me pedía… Me decía que ya sabía lo que era Colombia y lo que un hombre con 100 millones de dólares era capaz de hacer”, afirmó Sancho al programa español.
Si bien el destino de Sancho parece estar bajo las rejas del temido centro carcelario de Koh Samui, inicialmente el ciudadano español reconoció el buen trato que ha recibido por parte de la policía en la nación asiática. “Estoy bien, me trataron muy bien. La policía me trata muy bien, estoy cenando con ellos en el mejor hotel de la isla, es Anantara. ¡Vamos! Yo seguramente ya haya estado en Anantara y seguramente es el mejor hotel en el que he estado en mi vida”.
Por ultimo, la familia del reconocido chef, se encuentra en contacto con la embajada española en Bangkok. El agente del actor emitió un comunicado pidiendo “máximo respeto” a la privacidad de la familia “en estos momentos delicados y completamente confusos”. Su abogado dijo a los reporteros el lunes, que su cliente estaba relajado y que está sometido a un periodo de diez días de aislamiento por el coronavirus, dentro del centro penitenciario.