Las escalofriantes últimas palabras de un asesino antes de recibir la inyección letal en Oklahoma

Jeffrey David Matthews vio pospuesta su ejecución tres veces (Imagen: Murderpedia)

 

Un hombre condenado a muerte finalmente respondió por el asesinato de su tío abuelo cuando fue golpeado brutalmente por sus compañeros de prisión, pero sus últimas palabras dejaron un escalofrío inquietante en la cámara de ejecución.

Por Mirror

Jeffrey David Matthews, acusado en 1994 del asesinato de su tío abuelo Otis Earl Short, de 77 años, pronunció sus últimas palabras antes de recibir una inyección letal en la penitenciaría del estado de Oklahoma. Momentos antes de su muerte, Jeffrey sonrió a los miembros de su familia y dijo: “Creo que el teléfono del gobernador está dañado. No ha llamado todavía”.

El exgobernador de Oklahoma, Brad Henry, había concedido anteriormente dos suspensiones de la ejecución de Jeffrey mientras se encontraban pendientes investigaciones sobre sus afirmaciones de inocencia. Una tercera fue concedida sólo porque los abogados defensores rechazaron las mociones para sustituir una droga en su inyección letal.

Jeffrey y su cómplice Tracy Dyer irrumpieron en la casa de su tío que estaba al este de Rosedale en 1994 armados con una pistola calibre .45. El testimonio de un testigo indica que Jeffrey le disparó a Otis en la nuca a quemarropa. En un acto igual de espantoso, Tracy le cortó el cuello a la esposa de Otis, Minnie Short. Ella sobrevivió al vil ataque, pero murió más tarde por causas naturales.

Lea más en Mirror