Cometió un doble asesinato hace 22 años en Oklahoma y le tocará enfrentar el corredor de la muerte

Hancock dijo estar arrepentido por matar a los dos hombres. Crédito: Departamento Correccional de Oklahoma | Cortesía

 

Un recluso de Oklahoma que mató a dos personas en 2001 será ejecutado este jueves, a menos que a última hora el gobernador republicano Kevin Stitt le conceda un indulto que ha sido recomendado por la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Oklahoma con un margen de 3 votos a favor y 2 en contra.

Por El Diario NY

Phillip Hancock, de 59 años, fue condenado en 2003 por los asesinatos de Robert Jett y James Lynch, ocurridos en 2001 en la casa de Jett en Oklahoma City.

La fiscalía alegó que Hancock disparó a Jett en el pecho y la cabeza cuando este salió de su casa para investigar un ruido, y luego persiguió a Lynch, que había salido corriendo, y le disparó en la espalda y la cabeza en un acto de venganza, pues Jett y Lynch le robaron dinero y drogas.

Pero Hancock y sus abogados han mantenido siempre que los asesinatos se produjeron en defensa propia, y que Hancock era una víctima inocente de dos criminales violentos que intentaron secuestrarlo y torturarlo.

En la audiencia de libertad condicional celebrada este mes, Hancock dijo estar arrepentido por la muerte de los dos hombres, e insistió en que los mató porque tenía que defender su vida.

“Estaba absolutamente aterrorizado por mi vida. Nunca me he sentido tan solo”, declaró Hancock a la junta, según imágenes de la audiencia proporcionadas por sus abogados. “Estaba en una situación de vida o muerte que no provoqué de ninguna manera”.

Lea más en El Diario NY