Índice de femicidios de 2023 en Bolívar enciende las alarmas por asesinatos de niñas

Este año aumentaron casos de femicidios de bebés y niñas en Bolívar

 

 

La ONG Ateneo del Orinoco lleva un registro de al menos 12 femicidios en lo que va de 2023 en el estado Bolívar. De estos, cuatro casos fueron niñas de entre cinco días de nacida y dos años, asesinadas por sus padres o padrastros.

Por Jhoalys Siverio | Crónica Uno

Aunque existe un subregistro de casos de femicidios o asesinatos de mujeres, niñas y adolescentes que no se registran en prensa o entes policiales, el Ateneo Ecológico del Orinoco lleva cuenta en lo que va de 2023 de al menos 12 femicidios en el estado Bolívar.

Si bien en cifras representa una disminución de 57 % con respecto a 2022 (21 femicidios), los directivos de esta ONG, Miguel Vincenti y Nuglenys Hernández, destacan el tema del subregistro de casos. Además, preocupa que el monitoreo de lo que va de año incluye a cuatro niñas de entre cinco días de nacida y dos años de edad, asesinadas a golpes por sus padres y/o padrastros.

De acuerdo con el monitoreo, el municipio Caroní acumula el 58 % de los casos en lo que va de 2023. La parroquia Unare es la de mayor incidencia, con un 43 %.

En municipios del sur, como El Callao y Sifontes, cada uno registró el 17 % de los casos. Vicenti recordó que “estos municipios se han mantenido durante tres años consecutivos en los primeros lugares de femicidios. Es alentador que en los municipios Angostura del Orinoco, Cedeño y Piar, con tasas históricas, no se hayan registrado femicidios en lo que va del 2023”.

Muerte de niñas

La preocupación por los casos de niñas asesinadas en Bolívar hace recordar que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente mil millones de niños y niñas de entre 2 y 17 años en todo el mundo fueron víctimas de abusos físicos, sexuales, emocionales o de abandono en el año 2022.

Esta realidad se reporta en Venezuela a través de organizaciones como Cecodap y la coalición Redhnna. A su vez, han denunciado la falta de estadísticas oficiales que permitan la creación de políticas públicas para erradicar el flagelo.

Nuglennys Hernández, directora de esta organización, además, destacó el tema de la salud mental en los victimarios.

“Los casos de asesinatos de las bebés tuvieron como eje una alteración mental de sus cuidadores, padres y padrastros. El patrón establecido es de hombres que no soportan el llanto de las niñas y las golpean hasta causarles la muerte. Profesionales de la salud mental señalan que se ha disparado este tipo de casos de crisis nerviosas como efectos pospandemia. Este fenómeno hay que incorporarlo en los protocolos de prevención de la violencia”, detalló Hernández.

Leer más en Crónica Uno