Whitney Houston: el hombre y la mujer que se disputaron su amor y una carrera desenfrenada en el consumo de drogas

EMOTIVA VOZ. Whitney Houston. (09/08/1963 – 11/02/2012)

 

 

“¿Qué es negro? He estado tratando de resolver esto desde que estoy en el negocio. No sé cantar en negro… y tampoco sé cantar en blanco. Sé cantar. La música no es un color para mí. Es un arte”, dejó clara su postura una de las mejores cantantes de todos los tiempos.

Whitney Houston tuvo una imagen muy limpia en la primera mitad de su carrera, pero en los últimos años de su vida, sus problemas se hicieron más evidentes. Aunque muchos de sus demonios han sido bien documentados, los detalles que han salido a la luz desde el fallecimiento de esta cantante pintan un cuadro aún más oscuro.

Nace una diosa de ébano

Whitney Elizabeth Houston nació en una familia de músicos el 9 de agosto de 1963, en Newark, Nueva Jersey, hija de la estrella del gospel Cissy Houston -fue cantante de fondo de Elvis Presley.- y John Russell Houston, Jr., y prima de la estrella cantante Dionne Warwick.

Comenzó a cantar en el coro de su iglesia, The New Hope Baptist Church en Newark, cuando era niña y a la edad de 15 años hacía profesionalmente los coros con su madre en el éxito de 1978 de Chaka Khan, I’m Every Woman. Luego proporcionó coros para Lou Rawls, Jermaine Jackson y su propia madre y trabajó brevemente como modelo, apareciendo en la portada de las revistas Seventeen y Glamour.

Comenzó a trabajar como vocalista destacada para la banda de funk Material, con sede en Nueva York, y fue la calidad de su trabajo vocal con ellos lo que atrajo la atención de los principales sellos discográficos, incluido Arista con quien firmó en 1983 y donde permaneció durante el resto de su carrera.

Introducción a las drogas

Según trascendidos, Houston consumía drogas mucho antes de conocer a Bobby Brown, su ex marido, aunque sus managers vendieron deliberadamente esta historia de que él corrompió a la “niña buena” y la involucró en hábitos peligrosos. El director del documental Whitney: Can I Be Me del 2017 lo llamó un “cuento de hadas”, diciendo a New York Post, “La idea de que Whitney era una chica buena hasta que Bobby llegó, simplemente no es verdad. Whitney consumía drogas y fumaba marihuana mucho antes de poder deletrear ‘Bobby Brown’”.

Más detalles en INFOBAE